lainformacion.comSalud

Practicopedia > Categorías > Salud > Dermatología > Cómo reconocer los síntomas del melanoma

Cómo reconocer los síntomas del melanoma

Con la llegada del verano y la mayor exposición hay que estar alerta y cuidar de nuestra piel

melanoma_0.jpg
Al menor signo de problemas en la piel debemos acudir al médico FOTO: Wikipedia

31/07/2014 por: respuestasalud

El melanoma es uno de los tipos de cánceres que conocemos actualmente y que está formado por un serie de células que conocemos por el nombre de melanocitos. Estas células son las que se encargan de la producción de melanina, que no solo se encarga de darle color a la piel, pelo y ojos, sino que también nos ayuda a protegernos de los rayos ultravioleta del sol que son nocivos. Cuando nuestra piel recibe un exceso de rayos estos melanocitos podrían comenzar una división incontrolada, siendo este el inicio del melanoma cutáneo. Pero teniendo en cuenta que los melanocitos se pueden encontrar en otras zonas del cuerpo puede haber melanomas en el ojo o en el aparato digestivo, entre otros.

  1. 1 Tipos de melanoma

    Los melanomas más frecuentes son los cuatro que exponemos a continuación:

    -El lentigo maligno-melanoma: entre el 5 y el 10% de los casos de melanoma están dentro de este tipo. Por norma general suelen desarrollarlos personas mayores de 60 años y la zona de aparición suele ser la cara y las zona de la piel que hayan sido dañadas por la exposición al sol. El crecimiento es muy lento, por lo que tarda en profundizarse. En el caso de las metástasis estas son tardías y únicamente se localiza en los ganglios linfáticos cervicales.
    -El melanoma lentiginoso acral: el 10% de los casos de melanoma podrían incluirse aquí. Este tipo siele desarrollarse en zonas como las palmas de las manos, las plantas de los pies, bajo las uñas y en la zona de los labios. No tarda mucho en crecer en la superficie y tampoco en profundizar. No presenta síntomas típicos. Este tipo de melanoma es más común en personas de raza negra y asiática.
    -Melanoma de extensión superficial: se trata del más frecuente, ya que representa en torno al 70% de los casos diagnosticados de melanoma. Suele aparecer normalmente en personas cuya edad está entre los 40 y 60 años. En los hombres lo normal es que aparezca en el tronco, mientras que en las mujeres suele aparecer en las piernas. El crecimiento superficial es más o menos rápido pero tarda mucho en profundizar.
    -El melanoma nodular: entre un 10 y un 15% de los casos diagnosticados pertenecen a este tipo de melanoma. Es de color homogéneo y el tamaño se mantiene más o menos igual. Crece muy rápido en profundidad y cuesta mucho detectarlo precozmente. De todos de los que hemos hablado es el más agresivo.

  2. 2 ¿Cuáles son los factores de riesgo del melanoma?

    A continuación vamos a hablar de los factores de riesgo más frecuentes que terminan por desembocar en un melanoma:

    -Exponerse a la radiación solar: no es tanto el exponerse de manera continuada al sol, sino las quemaduras que se provocan. Estas quemaduras pueden ser leves, que son las que solo duelen durante dos días y termina con la descamación de la piel; o también pueden ser más graves, en este caso el paciente presentará dolor o ampollas más allá de dos días.

    -Las pieles sensibles: debemos saber que los tipos de piel se divide en fototipos que van del I al VI, todo ello dependiendo de si es más o menos fácil broncearse o sufrir quemaduras. Los más sensibles a la luz solar son los fototipos I y II, generalmente personas de piel clara que tienen una gran tendencia a quemarse y es muy difícil que se bronceen. Por tanto es en este sector donde más probabilidad hay de que aparezca el melanoma.

    -Varios lunares: los lunares son manchas que aparecen en la piel, son normalmente oscuras y circunscritas. Puede que aparezcan desde que nacemos, pero también es posible desarrollarlos en el transcurso de la vida. Las personas con muchos lunares (más de 50) tienen un riesgo mayor de que el melanoma aparezca.
    Lunares fuera de la normalidad: se trata de lunares que en sí mismos ya son un un peligro de desembocar en melanoma. Son planos y suelen cumplir alguna de las características como los bordes irregulares, difusos en los límites, coloración diversa, tamaño mayor de los 5 mm de diámetro y/o enrojecimiento.

    -Antecedentes en la familia: el melanoma, al igual que ocurre en otros cánceres, está relacionado con una predisposición genética, por lo que si uno de nuestros familiares lo ha sufrido tenemos un más riesgo de desarrollar un melanoma.

  3. 3 Tratamiento para el melanoma

    El tratamiento preferido para el melanoma es la extirpación quirúrgica del mismo. Suele procederse a la extirpación con un margen de entre 0,5 y 3 cm, pero existen otras técnicas como la cirugía de Mohs, en la que se extirpa el melanoma y se trata de conservar la mayor parte del tejido sano que está alrededor. En el caso de los ganglios linfáticos solo se procederá a la extirpación en los casos en los que se ha demostrado que existe metástasis tumoral. Para asegurar la cirugía se suele recurrir a la inmunoterapia a través del interferón-α. La radioterapia solo se emplea en personas con lentigo maligno-melanoma o en personas muy mayores o que no son aptas para somertese a una cirugía.

  4. 4 ¿Quieres más información?

    Si quieres conocer más, visita la sección 'Dermatología' en la categoría de 'Salud' . También puede que te interesen los siguientes practicogramas:

    - 'Cómo tratar las quemaduras con remedios caseros'.

    - 'Cómo prevenir el cáncer de piel'.

    - 'Cómo evitar los riesgos de la exposición solar'.