lainformacion.comSalud

Practicopedia > Categorías > Salud > Enfermedades y trastornos > Cómo detectar los primeros signos del autismo

Cómo detectar los primeros signos del autismo

Los problemas con el lenguaje y las dificultades de inclusión social son manifestaciones autistas

GettyImages-145812519_0.jpg
En España, uno de cada 150 niños nace con autismo, según el Ministerio de Sanidad. FOTO: Getty Images.

17/06/2015 por: Santytp

Unos 350.000 españoles están diagnosticados del Trastorno de Espectro Autista (TEA), un problema del neurodesarrollo que genera dificultades sociales debido, entre otros factores, a una configuración biológica diferente. En este practicograma descubrirás cómo se pueden detectar los primero signos del autismo y cómo se realiza el diagnóstico médico.

  1. 1 El autismo es un problema biológico, no emocional.

    Lejos de lo que mucha gente pueda pensar, el autismo es un trastorno de origen genético. Las personas que padecen este problema nacen con ello y serán autistas durante toda su vida, aunque con la ayuda especializada puedan lograr avances.

    El trastorno, que se caracteriza por presentar dificultades en el área de comunicación y área social, no tiene ninguna relación con la educación familiar ni ningún tema similar. "Hace años mucha gente culpabilizaba a las familias, haciendo creer que el niño se aislaba por tener un trauma o una madre que abandonaba pronto la casa para ir a trabajar; esto es mentira", sentencia Ruth Vidriales, portavoz de la Confederación Autismo España.

  2. 2 Los primeros signos de alarma.

    Las primeras señales de alerta suelen detectarse entre los 18 y 24 primeros meses de vida. "Suele ser la familia la que comienza a observar que algo no va bien", comenta María del Mar García, de la Unidad de Desarrollo Infantil y Atención Temprana del Hospital Vithas Virgen del Mar (Almería).

    El menor no atiende cuando lo llaman, "parece estar sordo", no establece un adecuado contacto ocular, se produce un déficit en el desarrollo del lenguaje, la intención comunicativa es pobre... Son algunos de los primeros signos de alarma. "En algunos casos son los centros educativos los que empiezan a detectar que algo es diferente", añade la psicóloga.

  3. 3 ¿Cómo es la vida en casa?

    "El autismo no se asume nunca, se aprende a vivir con ello porque es lo que te toca". Así habla Soledad, madre de dos jóvenes de 22 y 21 años, ambos con autismo. La evolución de sus hijos ha sido muy diferente. Uno de ellos, que en principio parecía tener mejores perspectivas -al haber desarrollado antes el lenguaje- ha presentado una discapacidad intelectual asociada que le dificulta aún más evolucionar. El más pequeño, que no llegó a elaborar frases completas hasta los 4 años de edad, estudia ahora una Formación Profesional adaptada.

    "Las manifestaciones del autismo son muy diferentes y el pronóstico puede variar mucho", asegura. Soledad ha aprendido "cómo funcionan" sus hijos y ha adaptado su vida a las necesidades de éstos. "Te conviertes en un terapeuta y descubres qué cosas les angustian y cuáles no para ir poco a poco ayudando", explica.

    Años atrás, por ejemplo, las multitudes eran un problema para los hijos de esta mujer. Hoy en día y tras mucho trabajo y esfuerzo no suponen motivo de estrés. El el cine, los sonidos elevados antes asustaban, ahora han aprendido a llevarse de forma más natural. "Todo lo deben aprender, cualquier elemento que salga del orden que tienen en mente puede desestructurarles", ejemplifica Soledad.

  4. 4 ¿Lo más complicado? El cariño por imitación.

    Cuando se le pregunta a Soledad qué es lo que peor lleva tras casi 20 años de familiarización con el autismo lo tiene bien claro: "mu hijo me abraza porque yo le he enseñado a hacerlo, pero no porque le salga de forma natural", dice. Aunque su hijo mejor ha conseguido un mayor avance y sí tiene comportamientos más espontáneos, su otro chico sólo muestra gestos de cariño por imitación.

    "A veces me da una caricia sin pedírselo, pero es poco habitual, normalmente lo hace por imitación de su hermano o porque yo se lo pido", comenta Soledad.

    No es que las personas autistas no tengan sentimientos. Todo lo contrario. El problema es que no saben cómo mostrarlo y, por tanto, sólo imitan lo que se les enseña. Algunos niños autistas realizan siempre las mismas preguntas cuando ven a una persona desconocida -¿cómo te llamas? y ¿cómo estás?, por ejemplo-, no por curiosidad, sino porque les han enseñado que deben hacerlo por educación.

  5. 5 Tres fases de diagnóstico.

    El proceso de diagnóstico del autismo se divide en diferentes etapas. Ruth Vidriales, psicóloga de Confederación Autismo España habla de ellos:

    - Detección por parte de la familia, pediatra o centro educativo de las primeras señales de alerta.
    - Valoración de la historia de desarrollo del niño mediante entrevistas con la familia.
    - Evaluación estandarizada de la persona.
    - Realización de pruebas médicas para descubrir si existe alguna discapacidad intelectual asociada o algún trastorno orgánico y descartar, también, que esos síntomas se deban a otras afecciones.

  6. 6 ¿Cómo se ayuda a las personas autistas?

    Una vez diagnosticado, la persona con autismo debe comenzar a ser partícipe de los programas de intervención psicoeducativa. "Se actúa en el área social, la comunicación y el comportamiento en el entorno", comenta Vidriales. Se trata de enseñar a estas personas a integrarse. "La mayoría de nosotros seguimos normas sociales casi de forma intuitiva, pero ellos necesitan aprenderlas", explica la experta.

    El respeto a los turnos de conversaciones, aprender qué es un amigo y qué no... "Se enseña todo de forma muy explícita o incluso artificial", subraya Vidriales. La psicóloga pone por ejemplo el caso de un niño autista al que continuamente le quitan el bocadillo en el recreo colegio. "Algunos creen que por el hecho de hablarles son amigos, y no se dan cuenta de que están abusando de ellos", expone.

  7. 7 Una lucha contra los falsos mitos.

    Desde la Confederación Autismo España consideran vital luchar contra los tópicos y los estereotipos que muchas veces se generan sobre el autismo. "Es cierto que algunos tienen un potencial intelectual superior a la media, pero no todos tienen por qué ser genios incomprendidos", remarcan.

    Lejos del mito del autista superdotado -que existe, pero no es lo más habitual-, desde la federación recuerdan también que, de momento, no hay ninguna cura contra el trastorno. Ningún remedio farmacológico ha conseguido mostrar avances, sin embargo, sí han colaborado en confundir aún más a las familias. Su mensaje, pese a todo es positivo y pone el acento en el trabajo y el día a día para lograr avances.

  8. 8 ¿Más información?

    Si quieres conocer más, visita la sección 'Enfermedades y trastornos' en la categoría de 'Salud'. También puede que te interesen los siguientes practicogramas:

    - 'Cómo entender el síndrome de Asperger'.

    - 'Cómo tratar a un niño con TDAH'.

    - 'Cómo prevenir el cáncer de colon'.

 

Subido el 17/06/2015 por:

Artículos relacionados


 

Videos relacionados