lainformacion.comSalud

Practicopedia > Categorías > Salud > Enfermedades y trastornos > Cómo reconocer los síntomas de la enfermedad de Crohn

Cómo reconocer los síntomas de la enfermedad de Crohn

Más de dos millones de personas padecen esta patología en Europa

enfermedad digestiva_0.jpg
La enfermedad de Crohn es una patología caracterizada por la inflamación del tubo digestivo. FOTO: Getty Images.

13/05/2015 por: Santytp

Cerca de 135.000 personas padecen la llamada enfermedad de Crohn, una patología que se presenta con carácter crónico pues, de momento, no tiene cura. Se trata de una inflamación del intestino que produce numerosos síntomas como fiebre, dolor abdominal, estreñimiento e incluso sangrado. En este practicograma descubrirás un poco más sobre la calidad de vida de estos pacientes y cómo se realiza el diagnóstico de la enfermedad de Crohn.

  1. 1 ¿Por qué se produce la enfermedad de Crohn?

    La enfermedad de Crohn es una afección que afecta al tubo digestivo caracterizada por la inflamación de alguna de sus partes, generalmente el colon. Aunque se desconocen las causas que provocan la inflamación, cada vez se conocen más factores que pueden estar relacionados con ella.

    "El tabaco, la predisposición genética y algunas alteraciones intestinales pueden ser el origen", comenta el doctor Joaquín Hinojosa de la Sociedad Española de Patología Digestiva (SEPD). Un proceso infeccioso que afecta a la flora bacteriana del intestino, un alimento que altera el equilibrio del tubo digestivo o el abuso de antibióticos pueden ser algunos ejemplos.

  2. 2 Dolor y diarrea: principales síntomas.

    La enfermedad de Crohn puede ocurrir a cualquier edad -más frecuente en menores de 40 años- aunque cada vez se presenta en pacientes más jóvenes. De hecho, el 25% de los pacientes diagnosticados tienen menos de 16 años. El doctor Carlos Marra-López, especialista en aparato digestivo del Hospital Vithas San José (Vitoria), esquematiza algunos de sus síntomas:

    - Dolor abdominal.
    - Diarrea acuosa, que puede tener sangre.
    - Fiebre.
    - Fatiga.
    - Inapetencia.
    - Pérdida de peso.

    La pregunta es, ¿cuándo una diarrea puede ser signo de alarma? Desde la SEPD recomiendan ir al médico si el problema se convierte en un "asunto recurrente" durante más de dos semanas.

  3. 3 Otros síntomas asociados.

    La enfermedad de Crohn se presenta como una patología "sistémica". Esto significa que, aunque su origen sea intestinal, puede producir manifestaciones en otras partes del cuerpo como las articulaciones -codos, rodilla, tobillos-, la columna, la piel, los riñones o incluso provocar alteraciones en la coagulación de la sangre en algunos casos.

    Los problemas en estas zonas se producen por una alteración del sistema inmunológico. "La inflamación del intestino puede enviar sustancias a la sangre que determinen síntomas en diferentes partes del cuerpo", explica Joaquín Hinojosa, especialista en enfermedades inflamatorias. Algunos de estos síntomas derivados pueden ser:

    - Úlceras o inflamación de los ojos.
    - Hinchazón y dolor articular
    - Úlceras bucales.
    - Encías sangrantes.
    - Protuberancias rojas y sensibles bajo la piel.

  4. 4 El diagnóstico precoz es muy importante.

    Como sucede en todas las enfermedades, el diagnóstico temprano es fundamental para mejorar la calidad de vida del paciente. El análisis de las heces es la primera pista que puede mostrar indicios de Crohn. "La calprotectina es la clave, aunque también hay otros indicios; algunos pacientes padecen anemia por las diarreas continuas", comentan desde la SEPD.

    La ecografía intestinal también sirve para ver si existe o no inflamación pero es siempre la colonoscopia la prueba oficial para el diagnóstico.

  5. 5 Cambios en el estilo de vida y fármacos para luchar contra la enfermedad.

    El tratamiento de la enfermedad de Crohn es muy diferente en función de la localización de la inflamación y la gravedad del brote -leve, moderada o grave-.

    "Los casos más graves requieren hospitalización y suministro de corticoides intravenosos", explica el doctor Hinojosa. Los casos leves suelen mejorar a base de antiinflamatorios y corticoides locales. Asimismo, una dieta blanda y carente de alimentos que provoquen intolerancias alimenticias también ayuda a mitigar los brotes.

    La cirugía era la opción más habitual hace unos 20 años. Genralmente se extirpaba la parte inflamada pero, en el 80% de los casos, el problema volvía a aparecer un año más tarde. Ahora se recurre a esta práctica sólo en los casos más graves y, para evitar replicaciones de la enfermedad, se aplica tratamiento preventivo.

  6. 6 ¿Más información?

    Si quieres conocer más, visita la sección 'Enfermedades y trastornos' en la categoría de 'Salud'. También puede que te interesen los siguientes practicogramas:

    - 'Cómo diferenciar entre fibromialgia y síndrome de fatiga crónica'.

    - 'Cómo entender y superar la hipocondría'.

    - 'Cómo acabar con el insomnio'.

 

Subido el 13/05/2015 por:

Artículos relacionados

Videos relacionados