lainformacion.comSalud

Practicopedia > Categorías > Salud > Enfermedades y trastornos > Cómo son los síntomas de la diabetes

Cómo son los síntomas de la diabetes

La Organización Mundial de la Salud cifra en 347 millones las personas que sufren esta enfermedad en todo el mundo

examendiabetico_0.jpg
Un simple pinchazo basta para conocer el nivel de glucosa en la sangre. FOTO: © Celal Erdogdu - www.photaki.com

13/11/2015 por: Practicopedia

La diabetes, cuyo Día Mundial se celebra el 14 de noviembre,  es una enfermedad que afecta a 347 millones de personas en todo el mundo, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). En España, el porcentaje de la población con esta enfermedad es del 13,8%, más de 5 millones de personas mayores de 18 años, según el 'Estudio di@bet.es', elaborado en 2011. De éstos casi la mitad, el 6 %, desconocía sufrirla. ¿Tienes antecedentes familiares? ¿Tienes sobrepaso? Detectar a tiempo la enfermedad es fundamental para poder llevar una vida sana y normal. En este practicograma te mostramos cómo son los síntomas más comunes de la diabetes.

  1. 1 La diabetes, un desorden del metabolismo.

    El metabolismo es el proceso que convierte los alimentos ingeridos en energía. El factor más importante en el desarrollo de este proceso es la insulina, una hormona segregada por el páncreas.

    Durante la digestión, los alimentos se descomponen para crear glucosa, la mayor fuente de 'combustible' para el cuerpo. La glucosa pasa a la sangre, donde la insulina facilita su entrada en las células.

    Si este proceso falla, por un lado, se "priva al cuerpo de su principal fuente de energía y, por otro, puede dañar los vasos sanguíneos, los riñones y los nervios, así como producir complicaciones relacionadas con el corazón, el sistema circulatorio y la vista", según el estudio 'La diabetes de Tipo 2. Estudio Crítico de Situación', de 2012.

  2. 2 La diabetes mellitus, la más común.

    Existen varios tipos de diabetes. La más común es la diabetes mellitus, aunque también existen la gestacional, la MODY o monogénica, la secundaria (inducida por enfermedad, cirugías, medicamentos...).

    Dentro de la diabetes mellitus hay dos tipos:

    -Diabetes mellitus tipo 1. El páncreas no produce o produce poca insulina.
    -Diabetes mellitus tipo 2. Las células del cuerpo no responden a la insulina.

    El tipo 1 es más frecuente entre niños y jóvenes. El 10% de los diabéticos padecen esta forma del trastorno. La diabetes tipo 2 se da más entre mayores de 40 años. Sin embargo, según apunta el doctor Alfonso Calle, Jefe de Servicio de Endocrinología, Metabolismo y Nutrición del Hospital Clínico San Carlos de Madrid, "la de este último tipo, es cada vez más frecuente a partir de los treinta años".

    En las personas que padecen diabetes del tipo 1, como sus cuerpos no producen insulina, deben inyectársela de por vida. En las personas que padecen el tipo 2, el tratamiento es más complejo.

  3. 3 Aumento de la micción y sed excesiva.

    La diabetes de tipo 2 está considerada como la 'plaga del s.XXI'. Así coinciden el doctor Calle y el doctor Ricardo Gómez Huelgas, Jefe de Servicio de Medicina Interna del Hospital Regional Universitario de Málaga y Coordinador del Grupo de Diabetes y Obesidad de la Sociedad Española de Medina Interna.

    Este tipo de diabetes "suele estar asociada al sedentarismo, el sobrepeso, el abuso de grasas y alimentos con exceso de calorías y, en general, los hábitos de vida poco saludables", apunta el doctor Gómez.

    Los síntomas para detectar la enfermedad, afirma el doctor Calle, "son más claros y evidentes en pacientes con diabetes tipo 1, mientras que en los de tipo 2 suelen ser de difícil reconocimiento. Suele ser una enfermedad muy silenciosa y es más común detectarla a través de los análisis de sangre periódicos".

    Uno de los síntomas más característicos de la diabetes es el aumento de la frecuencia de la micción. Si necesitas orinar con frecuencia, especialmente por la noche, podría ser un síntoma de diabetes. Esto sucede porque los riñones intentan deshacerse lo más rápido posible de todo ese exceso de glucosa en la sangre.

    Es por esto que aparece la sed excesiva. Tu cuerpo está tratando de reponer los líquidos perdidos. Estos dos síntomas van de la mano y son algunas de las formas que tiene el cuerpo de manejar los altos niveles de azúcar en la sangre.

  4. 4 Pérdida de peso pese a tener arrebatos de mucho apetito.

    Los niveles excesivamente altos de azúcar en la sangre también pueden causar una pérdida rápida de peso. Un adulto que pierde de 5 a 10 kilos en dos o tres meses sin ningún motivo que lo justifique debería consultar con un médico.

    Si la insulina no hace llegar la glucosa a las células, donde es usada como energía, el cuerpo 'cree' que está falto de alimento. Entonces, comienza a descomponer las proteínas de los músculos como fuente alternativa de 'combustible'.

    Por otro lado, los riñones también trabajan 'horas extras' para eliminar el exceso de azúcar, y esto conduce a una pérdida de calorías, además de dañar los riñones. Ambos procesos requieren una gran cantidad de energía por lo que se acaba produciendo un déficit de calorías en tu cuerpo.

    Todo esto es compatible con que se produzcan ataques repentinos de hambre, otro signo típico de la diabetes, que pueden provenir de picos agudos y bajos en los niveles de azúcar en la sangre. Cuando los niveles de azúcar en la sangre caen, el cuerpo cree que no ha sido alimentado y exige más glucosa de la que las células necesitan para funcionar.

  5. 5 Problemas de la piel e infecciones.

    Los picores en la piel, por ejemplo, por mala circulación, pueden ser una señal de la diabetes. También pueden serlo otros problemas de la piel como la acantosis nigricans, un oscurecimiento de la epidermis alrededor del cuello o la axila.

    Además, la diabetes, hace más probable que se sufran variedad de infecciones. Tanto hongos como bacterias se desarrollan en ambientes ricos en azúcar. Las mujeres, en particular, deben tener cuidado con las infecciones vaginales por cándida.

    Como la diabetes puede debilitar la capacidad de tu cuerpo para combatir los gérmenes, también aumenta la probabilidad de desarrollar infecciones en las encías y en los huesos que sujetan los dientes. El retraimiento de las encías, o la formación de llagas en ellas, son dos signos que pueden hacer saltar las alarmas.

  6. 6 Cicatrización lenta.

    Tanto los problemas del paso anterior, como los siguientes, raramente se producen sin que la enfermedad ya haya sido diagnosticada de ahí la "importancia del cribado en población de riesgo a través de los análisis periódicos de sangre", como sugiere el doctor Gómez.

    A partir de una glucosa de 126 mg/dl -cuando se considera ya que se ha adquirido la diabetes- y hasta 180 "el organismo ya está sufriendo daños cardiovasculares, aunque el paciente puede no estar padeciendo los síntomas, o éstos pueden ser apenas perceptibles", afirma el doctor.

    Las infecciones, cortes y contusiones que no se curan rápidamente son otro signo clásico de la diabetes y que se hacen más evidentes en enfermos ya diagnosticados. Suele ocurrir porque los vasos sanguíneos están siendo dañados por la excesiva cantidad de glucosa que viaja por venas y arterias.

    Esto hace que sea difícil para la sangre -necesaria para facilitar la curación- llegar a las diferentes partes del cuerpo.

  7. 7 Fatiga e irritabilidad.

    Cuando la gente tiene niveles altos de azúcar en la sangre, dependiendo de cuánto tiempo conviva con ello, puede llegar a acostumbrarse a sentirse mal de forma crónica.

    El tenerse que levantar al baño varias veces durante la noche hace que cualquier persona, al no dormir bien, esté cansada. Si a esto se añade el esfuerzo extra que el cuerpo realiza para compensar la deficiencia de glucosa, el cansancio aumenta.

    Y estar cansado te hará estar irritable.

  8. 8 Visión borrosa, hormigueo, entumecimiento...

    Tener una visión distorsionada o ver destellos ocasionales de luz son una consecuencia directa de los niveles altos de azúcar en la sangre.

    La visión borrosa es un problema de refracción. Cuando el nivel de glucosa en la sangre es alto, cambia la forma de la lente y el ojo. Este síntoma es reversible una vez que los niveles de azúcar en la sangre regresan a un nivel normal o casi normal. Sin embargo, si se permite que el azúcar en tu sangre no esté controlado durante mucho tiempo, la glucosa puede causar un daño permanente, incluso, la ceguera.

    Por otro lado, el hormigueo o el entumecimiento en las manos y en los pies, además de ardor o hinchazón, son también signos de que los nervios están siendo dañados por la diabetes.

    Si los síntomas son recientes, es probable que esto sea reversible. Pero si hay niveles altos de azúcar en la sangre durante largo tiempo, el daño puede ser permanente. En casos extremos puede llevar a la amputación de miembros, como recuerda la OMS en sus '10 datos sobre la diabetes'.

  9. 9 "Mi hija tiene que hacerse de 7 a 10 controles al día"

    La vida de Raquel Blanca, de la Asociación de Diabéticos de Madrid cambió cuando su hija fue diagnosticada con diabetes de tipo 1 cuando tenía 5 años y medio.

    "Fue por casualidad. Mi endocrino vio algo raro en la niña y empezó a sospechar que podía ser alérgica a algo. La hicieron los análisis y se confirmó la mala noticia. Fue un shock".

    Ahora, su hija tiene 8 años. "Nos ha cambiado la vida. Tuvimos que cambiar a nuestra hija de colegio, a uno donde hubiera enfermera. Se tiene que hacer entre 7 y 10 controles diarios y necesita que la suministren la insulina cuando lo requiere".

    Para su pequeña jugar o hacer deporte es un momento crítico. "El ejercicio le hace perder glucosa y hay que estar pendiente para que la reponga con hidratos de carbono lo antes posible para que no tenga una hipoglucemia -caída del azúcar en sangre-".

    "Convivir con la diabetes no es fácil pero se aprende. Te conviertes en una enfermera para tu hijo".

  10. 10 ¿Quieres más información?

    Además del 13,8% de la población que es diabética, existe otro 15% llamados 'prediabéticos' con ciertas alteraciones de la glucosa en la sangre -entre 100 y 125 mg/dl-. Si estás en este grupo aún puedes evitar que avance la enfermedad. Para el doctor Calle, "hacer ejercicio, consumir alimentos saludables y evitar las grasas animales, entre otras, reducen el riesgo de sufrir la diabetes de tipo 2", algo en lo que coincide el doctor Gómez.

    Si sospechas que puedes padecer la enfermedad, tienes antecedentes familiares o crees que alguien de tu entorno puede sufrirla, ambos doctores recomiendan acudir al médico de familia. Con un sencillo análisis de sangre podrás salir de dudas.

    Para más información te recomendamos estos practicogramas:

    -Cómo vivir mejor con la diabetes.

    -Cómo se celebra el Día de la Diabetes.

    -Qué puede comer un diábetico.

    Si ya te han diagnosticado la enfermedad y quieres conocer asociaciones de personas con tu misma enfermedad en la web de la Federación de Diabéticos Españoles puedes encontrar la más cercana a tu domicilio.

 

Subido el 13/11/2015 por:

Practicopedia
Practicopedia

Líder del How-To audiovisual en España. También en Facebook.com/practicopedia y Twitter.com/practicopedia

Artículos relacionados

Videos relacionados