lainformacion.comSalud

Practicopedia > Categorías > Salud > Enfermedades y trastornos > Cómo son los síntomas de la fibromialgia

Cómo son los síntomas de la fibromialgia

Una enfermedad crónica que causa dolor frecuente y sensación de fatiga o cansancio

fibromialgia_0.jpg
La fibromialgia se suele diagnosticar entre los 30 y los 50 años y sus principales pacientes son las mujeres. FOTO: Thinkstock.

24/02/2015 por: Santytp

La fibromialgia es un trastorno muscular muy asociado a un importante componente de fatiga y cansancio. Las personas que padecen esta enfermedad presentan dolores de forma frecuente, lo que con el paso del tiempo puede derivar en otros problemas como trastornos del sueño, ansiedad o incluso depresión. En España, un 2,4% de la población sufre esta enfermedad, según estimaciones de Sociedad Española del Dolor. En este practicograma descubrirás cuáles son los síntomas de la fibromialgia.

  1. 1 ¿Por qué es tan dolorosa la fibromialgia?

    El agarrotamiento muscular a primera hora de la mañana, el cansancio extremo y el dolor frecuente suelen ser los primeros signos de alarma de las personas con fibromialgia.

    Se desconoce el origen de esta enfermedad, aunque sí se sabe que el dolor proviene de unos llamados "puntos de hipersensibilidad" que poseen estos pacientes. "Suelen encontrarse en puntos de intersección muscular como el cuello, los hombros o la cabeza", comenta Juan Jesús Pérez Cajaraville, especialista en Dolor de la Clínica Universidad de Navarra.

    Según aclara el doctor, los pacientes experimentan problemas al hacer presión sobre estos puntos pero, otras veces, se experimenta dolor incluso en reposo.

  2. 2 Síntomas asociados a la enfermedad.

    No sólo el dolor muscular es un signo de la fibromialgia, son muchos los problemas asociados que pueden surgir a raíz de esta enfermedad. El doctor Cajaraville esquematiza algunos de ellos:

    - Vértigo y mareos.
    - Mayor sensibilidad a la temperatura.
    - Problemas de sueño.
    - Malestar abdominal.
    - Ansiedad y depresión.
    - Problemas de la piel.
    - Dolor de cabeza.

  3. 3 Un diagnóstico por exclusión.

    La fibromialgia no tiene un diagnóstico claro. "No existen pruebas médicas que digan que una persona tiene la enfermedad", asegura el doctor Cajaraville. En todos los casos se realiza por exclusión de otras patologías.

    "Ningún paciente acude a consulta diciendo que lleva cinco años con fuertes dolores y se le diagnostica fibromialgia", subraya el doctor Ángel Gálvez, traumatólogo del Hospital Vithas Nuestra Señora de América. La regla es más bien a la inversa. "Se excluyen posibles enfermedades y si no se detecta el origen se considera que es fibromialgia", aclara el especialista.

  4. 4 El aislamiento social, uno de los grandes problemas.

    Más allá del dolor y los demás problemas físicos asociados, el aislamiento sigue siendo uno de los principales problemas de esta enfermedad. "Las personas se sienten mal y prefieren no moverse y quedarse en casa, algo que es totalmente desaconsejable", aclara el doctor Gálvez.

    Bajas laborales y renunciar a hacer planes con la familia y los amigos son también un aspecto "triste" y real de muchas de las personas que conviven con esta enfermedad.

  5. 5 Depresión y ansiedad, otros problemas derivados.

    El dolor puede generar episodios de ansiedad y, con el paso del tiempo, el paciente puede llegar a sufrir una depresión. Una situación que se verá agravada por el autoaislamiento de muchos de estos pacientes.

    En este sentido, los expertos recomiendan intentar llevar una "vida normal" en la medida de lo posible. "Mantenerse ocupado y buscar un objetivo laboral o familiar ayuda a olvidarse del dolor", afirma el doctor Gálvez.

    El dolor es una realidad, pero según comenta el experto, también tiene un componente subjetivo. "Hay que evitar que la fibromialgia centre la vida y trabajar con otros objetivos", aconseja.

  6. 6 Rehabilitación para mejorar la calidad de vida.

    El abordaje de la enfermedad es de carácter multidisciplinar ya que en su tratamiento intervienen diversas ramas y terapias. La meta está clara: mejorar la calidad de vida de los pacientes.

    "El tratamiento no supone la cura definitiva, pero sí ayuda a vivir mejor", remarca el doctor Cajaraville de la Clínica Universidad de Navarra. El tratamiento farmacológico puede ser útil de forma puntual pero no puede abusarse de él. Por ello, la rehabilitación, las infiltraciones articulares o incluso la radioterapia son las medidas más utilizadas.

  7. 7 ¿Más información?

    Si quieres conocer más, visita la sección 'Enfermedades y trastornos' en la categoría de 'Salud'. También puede que te interesen los siguientes practicogramas:

    - 'Cómo entender y superar la hipocondría'.

    - 'Cómo son los síntomas de la hepatitis C'.

    - 'Cómo prevenir una neumonía'.

 

Subido el 24/02/2015 por:

Artículos relacionados

Videos relacionados