lainformacion.comSalud

Practicopedia > Categorías > Salud > Enfermedades y trastornos > Cómo superar un ictus

Cómo superar un ictus

Recibir atención médica de forma rápida reduce los daños de este trastorno del cerebro

ictus_0.jpg
El ictus es mucho más común entre los hombres mayores de 55 años que tienen antecedentes familiares de esta enfermedad. FOTO: © Yuri Arcurs - www.photaki.es

28/10/2013 por: Jaime Hoyos Miller

“Me agaché y el brazo se me durmió. Tenía la mano agarrotada. Me senté en el sofá y se me durmió el lado derecho de la cara. Intenté hablar pero no podía. Pasé un rato horrible”. Así es el ictus, una enfermedad que se produce por una falta de riego sanguíneo al cerebro. Afecta a cerca de 100.000 personas al año en España, de las que cerca de 40.000 mueren. El tiempo es oro en un trastorno de este tipo. Recibir atención médica en las 4,5 horas siguientes al primer síntoma reduce un 25-30% la mortalidad. Descubre, en este practicograma, cómo superar un ictus.

  1. 1 Primera causa de muerte en mujeres, segunda en hombres.

    Un ictus es una enfermedad cerebrovascular. El cerebro no recibe suficiente sangre y las neuronas, que necesitan oxígeno para funcionar, mueren. También se conoce como enfermedad vascular cerebral, y tiene dos causas directas:

    -En un 80% de los casos está provocado por una obstrucción de la arteria. Se habla entonces de un ictus isquémico o infarto cerebral.

    -En un 20% de los casos se produce por la rotura de una arteria. Estos episodios se conocen como ictus hemorrágicos o hemorragias cerebrales.

    El ictus es más común entre los hombres, pero es la primera causa de muerte entre las mujeres españolas y del resto del mundo occidental. En España cerca de 100.000 personas sufre un infarto cerebral cada año, 40.000 mueren. Esta mortalidad se puede reducir un 25-30% si se acude al hospital en las 4,5 horas siguientes al comienzo del ictus. Pero lo que es más importante, la enfermedad vascular cerebral se puede evitar en el 80% de los casos con una correcta prevención.

  2. 2 Factores de riesgo.

    La edad, el sexo y la genética son tres factores de riesgo del ictus. El trastorno es mucho más frecuente en hombres mayores de 55 años. A partir de aquí, la probabilidad de sufrir una enfermedad vascular cerebral se duplica cada década (‘Factores de Riesgo del ictus’, E. Martínez-Vila y P.Irimia). Sólo el 15% de los casos se da en personas de menos 45 años. También es más usual en personas con un cuadro familiar en el que ha habido varios de estos episodios.

    Hay otros factores de riesgo que se pueden evitar. Si se controlan se puede prevenir el 80% de los ictus. El más común es la hipertensión. El 67% de las personas que sufre esta enfermedad lo hace por tener un nivel de presión arterial demasiado alto. Controlar la presión sanguínea podría evitar el 40% de las muertes por ictus al año. Los niveles de presión arterial correctos se sitúan por debajo de 140/90 mm Hg (130/80mm Hg en pacientes diabéticos o con enfermedad renal crónica).

    Pero hay más factores de riesgo que se pueden controlar. Son los siguientes: colesterol, obesidad y sedentarismo, tabaquismo y consumo excesivo de alcohol, diabetes mellitus, arritmias cardíacas u otras enfermedades del corazón.

  3. 3 Los síntomas del ictus.

    “Acababa de llegar a casa después de montar en bicicleta. Me agaché para recoger una cosa del suelo y el brazo se me quedó dormido. Tenía la mano agarrotada como una pinza. Me senté en el sofá y se me durmió el lado derecho de la cara. Intenté habla pero no podía articular palabra. Pasé un rato horrible”. Es el testimonio de Fran Romero, que sufrió un ictus en marzo de 2012 con tan sólo 36 años. Su caso sirve para ilustrar los síntomas con los que se manifiesta un infarto cerebral, que casi siempre son los mismos. Toma nota:

    -Pérdida de fuerza en la cara, brazo y / o pierna de un lado del cuerpo.

    -Sensación de hormigueo en un la cara, el brazo o la pierna de un lado del cuerpo.

    -Sensación de vértigo muy intensa acompañada de desequilibrio y dificultad para caminar.

    -Alteración repentina del habla.

    -Dolor de cabeza muy intenso.

    -Pérdida parcial o total de la vista en un ojo.

  4. 4 Los trastornos isquémicos transitorios: la antesala de un ictus.

    Un trastorno isquémico transitorio es un episodio que presenta la misma sintomatología que un ictus. Se produce cuando disminuye el riego sanguíneo del cerebro. Los síntomas apenas duran unos minutos antes de remitir por completo.

    Ante una situación así hay que ir al médico rápido. Un trastorno isquémico transitorio es la antesala de un infarto cerebral severo. Si se coge a tiempo no queda ninguna secuela.

  5. 5 Las primeras cuatro horas y media son fundamentales.

    Hay que llegar al hospital cuanto antes. Recibir asistencia sanitaria en las 4,5 horas posteriores a un ictus reduce la mortalidad entre un 25% y un 30%. Los médicos llaman a este periodo de tiempo ‘ventana terapéutica’. Es el momento en el que más oportunidades tienen para tratar al paciente.

    “Lo primero que hay que hacer cuando llega un paciente a Urgencias es saber si sufre un ictus o no”, explica el Dr. Eduardo Martínez Vila, Jefe del Departamento de Neurología de la Clínica Universidad de Navarra.“Para ello hacemos una breve historia clínica seguida de un escáner cerebral o resonancia magnética”.

    Los resultados de estas pruebas permiten a los médicos asignar un tratamiento adecuado. “Si el ictus es isquémico se pone un tratamiento RtPA por vía intravenosa para desbloquear el trombo y restablecer el flujo sanguíneo”, comenta el Dr. Martínez. “Si es hemorrágico hay que poner los medios para detener la hemorragia, o por lo menos para que no crezca”.

  6. 6 Secuelas y recuperación.

    El ictus puede dejar secuelas de distinta gravedad. “Un 30% de los pacientes no padece ninguna secuela, un 30% sufre pequeñas consecuencia y el 30% restante padece unas secuelas graves y muy incapacitantes”, explica el Dr. Exuperio Díaz Tejedor, jefe del Servicio de Neurología del Hospital La Paz.

    Las secuelas que puede dejar un ictus son: parálisis o pérdida de fuerza, pérdida de sensibilidad en mitad del cuerpo, dolores, pérdida de visión, trastornos emocionales (ansiedad, depresión, etc), trastornos del habla,trastornos del equilibrio, trastornos cognitivos.

    Para recuperarse de una enfermedad vascular cerebral hay que seguir un tratamiento médico y cambiar de estilo de vida. “Una persona que ha sufrido un ictus tiene muchas posibilidades de volver a padecer un segundo episodio”, explica el Dr. Díaz Tejedor. “Hay que identificar la causa de la enfermedad y actuar sobre los factores de riesgo. Con un tratamiento adecuado se reduce mucho la posibilidad de sufrir un nuevo ataque”.

  7. 7 El coste social del ictus: hasta 25.000 euros al año por familia

    El ictus es la primera causa de incapacidad y dependencia en España. Es una enfermedad que afecta mucho a los que la sufren, pero a sus familiares también. “Te cambia la vida, hay personas que tienen que estar 24 horas en casa cuidando de su pariente”. Es el testimonio de Julián. Su madre sufrió un ictus isquémico en 2009 que le paralizó el lado izquierdo de su cuerpo. “Yo ahora soy su cuidador. Mi madre no puede bajar sola a la calle, y sólo puede moverse por casa con ayuda de un bastón especial. Yo la acuesto y levanto. Tengo que ajustar mi horario al suyo”.

    Cuidar de un familiar que ha sufrido un ictus y padece unas secuelas moderadas supone un coste medio de 10.500 euros al año (‘Documento base’, Federación Española de Ictus.) Si las secuelas son muy graves esta cuantía asciende a 25.000 euros al año.

    La ayuda de la Ley de Dependencia no es suficiente para hacer frente a todos los gastos. “Mi madre sigue una terapia de rehabilitación. Va dos veces por semana”, comenta Julián. “Costeamos este tratamiento con su pensión y con la ayuda de 230 euros al mes que nos da el Estado".

  8. 8 ¿Quieres más información?

    Si quieres saber más entra en la sección ‘Enfermedades y trastornos’, dentro de la categoría ‘Salud’. Te recomendamos, de forma especial, que consultes el practicograma ‘Cómo cuidar de tu corazón para toda la vida’.

 

Subido el 28/10/2013 por:

Artículos relacionados