lainformacion.comSalud

Practicopedia > Categorías > Salud > Enfermedades y trastornos > Cómo tratar a un niño con TDAH

Cómo tratar a un niño con TDAH

El 5% de los niños españoles padecen trastorno de déficit de atención e hiperactividad

tdah_0.jpg
El TDAH debe combatirse de forma conjunta entre profesores, padres y psicólogos. FOTO: Getty Images.

08/06/2015 por: Santytp

El TDHA es un trastorno del aprendizaje bastante común entre la población infantil y juvenil. Según estimaciones de la Organización Mundial de la Salud, el 5,3% de los menores de 17 años padecen este tipo de problema. Sin embargo, con una acción coordinada entre familias, médicos y formadores estas personas pueden conseguir un desarrollo totalmente normal y un futuro en igualdad de condiciones que el del resto. En este practicograma descubrirás cómo se trata a un niño con TDAH.

  1. 1 Tres características básicas del TDAH.

    Ningún trastorno de déficit de atención e hiperactividad se desarrolla por igual en todos los niños pero, por regla general, tres son las características que definen a este problema:

    - Hiperactividad.
    - Impulsividad.
    - Inatención.

    La hiperactividad, suele ser el problema más leve, ya que tiende a desaparecer conforme el menor va madurando. En cambio, la falta de atención dificulta al niño a su normal desarrollo formativo. "Los jóvenes con TDAH pierden fácilmente el hilo de la clase les resulta muy complicado volver a retomarlo", explica Ángel Terrón, orientador del Colegio Nuevo Velázquez y fundador de Educ-at.

    Los problemas de inatención mal gestionados pueden condicionar el fracaso escolar. Por este motivo es tan importante tratar el trastorno de la forma adecuada.

  2. 2 Las rutinas y las normas, los mejores remedios.

    La impulsividad es una característica muy típica en los TDAH. "Muchas veces no piensan lo que dicen o hace, simplemente actúan como les pide la situación", comenta Terrón. Esto les lleva en ocasiones a momentos embarazosos y otros problemas sociales. Por ello, saber "poner límites", es crucial para estos niños.

    Asimismo, para luchar contra los problemas de falta de atención, es importante establecer hábitos para que, con el tiempo, puedan llevar a cabo sus tareas de la misma forma que el resto. "Por ejemplo, a la hora de ir al baño, les enseñamos a hacer una lista de tareas como, cepillarse los dientes, limpiarse con la toalla, cerrar la tapa de wáter etcétera", apunta el orientador del Colegio Nuevo Velázquez.

  3. 3 Medidas a aplicar en clase.
    Paso 3

    Los métodos atractivos de docencia son la mejor manera de luchar contra el déficit de atención en las aulas. Enseñar con medios audiovisuales -películas, series etc.-, crear clases participativas con el profesor, establecer grupos de discusión con los compañeros, reducir el número de alumnos por clase... Son algunas de las medidas posibles.

    "Hay que luchar contra las clásicas lecciones magistrales porque son ineficaces para los TDAH", subraya Ángel Terrón. El experto añade además que estos niños tienen que trabajar más que el resto para asimilar todo y reestructurar la información. Esquemas, palabras clave y otras estrategias son una ayuda muy importante que deben aprender desde pequeños.

  4. 4 ¿Se puede adaptar un niño con TDAH a una clase común?

    El Colegio Nuevo Velázquez está especializado en trastornos de aprendizaje como el TDAH. Su director, Carlos González considera vital trabajar en la autoestima de los niños. "Muchos llegan etiquetados como el gracioso o el molesto pro sus dificultades en otros centros y necesitan partir desde cero", argumenta.

    González considera que falta una mayor disposición por parte de los colegios -ya sea por falta de medios o por otros motivos- para adaptar sus métodos formativos. Un ejemplo. Los niños con TDAH suelen aturrullarse en exámenes con muchas preguntas. Una estrategia más adecuada sería permitir que el alumno realice las preguntas de una en una, sin que sepa cuál va a ser la siguiente para que no mezclen ideas.

    Esto no significa que los niños no puedan formarse con normalidad en los centros habituales, simplemente se necesita de un mayor nivel de adaptación a sus necesidades además de un seguimiento más personalizado.

  5. 5 ¿Cómo se dan cuenta los padres?

    "Una profesora de Primaria me alertó de que algo pasaba, decía que mi hija era un poco desatenta y que tenía dificultades para aprender", así fue cómo Paz empezó a sospechar que algo iba diferente en su hija. Su pequeña, que ahora tiene 14 años, tenía también cierta "impulsividad verbal" y otros 'síntomas' comunes a los TDAH. "Empezaba a jugar a algo y rápidamente se cansaba y pasaba a otra cosa", añade.

    Fue entonces cuando esta madre empezó a buscar más información y a pedir ayuda especializada. A medida que se iba realizando un estudio a fondo el diagnóstico parecía confirmarse: había dificultades de atención que se manifestaban mayoritariamente en la escuela.

  6. 6 La importancia del refuerzo positivo.

    "Mi hija sufría y se fue convirtiendo en una niña infeliz, incapaz de confiar en sí misma", recuerda Paz. A ojos de esta madre queda mucho por hacer para que el sistema educativo logre adaptarse a las necesidades de estos niños. En su opinión, falta un mayor grado de "transición" entre la Primaria y la Secundaria para no pasar de un método totalmente participativo a un sistema más rígido donde priman las lecciones magistrales.

    Paz, que además, es psicóloga asegura que el refuerzo positivo es quizá una de las premisas básicas. "Se creía torpe, mi hija tenía un muy mal autoconcepto de sí misma", apostilla. En esta línea, la formación de los orientadores de los centros y el apoyo de las familias son para ella dos ejes vitales. "Hay aceptar a los hijos tal y como son y evitar etiquetas negativas hacia el trastorno", aconseja.

  7. 7 Desarrollo y futuro en igualdad de condiciones con el resto.

    Paz es realista y no duda en decir que cada niño tiene unas capacidades y una tenacidad diferente, pero remarca que "con ganas y los medios necesarios" se puede conseguir mucho.

    Su pequeña entró a formar parte del Colegio Nuevo Velázquez hace apenas un año, desde entonces su cambio ha sido exponencial. "Ha cambiado el soy torpe por un soy capaz de hacerlo", comenta con alegría. Pero hay algo más importante, su hija ha recobrado el interés y las ganas por aprender, todo ello simplemente por aplicar las estrategias adecuadas.

    "Ahora es totalmente autónoma en casa y disfruta aprendiendo", afirma. Por este motivo Paz quiere dar un "toque de atención" al sistema educativo que, a su entender, carece de la formación suficiente para tratar a estos niños. "Con un poco de actitud se podría conseguir mucho", remarca.

  8. 8 Los adultos con TDAH también existen.

    ¿Y qué ocurre con las personas que tienen este trastorno y no son tratadas como es debido? El fracaso escolar y la dificultad para establecer relaciones sociales -por la impulsividad e incluso la baja autoestima- son quizá los principales riesgos.

    "Es complicado ayudar a un adulto a tratarse y cambiar sus hábitos de vida, por eso es tan importante enseñar estrategias a las personas con TDAH desde pequeños", asegura Ángel Terrón, de Educ-at. Los adultos no diagnosticado suelen llevar una vida a remolque pues les cuesta establecer una rutina. Una vez más, cobra vital importancia la formación de los docentes y la información de las familias para detectar a tiempo las dificultades de aprendizaje.

  9. 9 ¿Más información?

    Si quieres conocer más, visita la sección 'Enfermedades y trastornos' en la categoría de 'Salud'. También puede que te interesen los siguientes practicogramas:

    - 'Cómo se contagia la difteria'.

    - 'Cómo entender y superar la hipocondría'.

    - 'Cómo son los síntomas de la fibromialgia'.

 

Subido el 08/06/2015 por:

Artículos relacionados

Roba2

Videos relacionados