lainformacion.comSalud

Practicopedia > Categorías > Salud > No te lo pierdas en salud > Cómo evitar la pérdida de audición

Cómo evitar la pérdida de audición

Cuidado con los volúmenes elevados y no limpies nunca tus oídos con bastoncillos de algodón

audicion_0.jpg
La Organización Mundial de la Salud (OMS) calcula que la mitad de las sorderas podrían evitarse con una buena prevención. FOTO: © Wavebreak Media - www.photaki.com

04/03/2014 por: Santytp

Más de 360 millones de personas de todo el mundo sufren la pérdida de audición. La Organización Mundial de la Salud (OMS) asegura que muchas de estos casos podrían evitarse si se pusieran medidas para ello. La contaminación acústica o el ruido ambiental es un de los principales motivos que afecta a la audición. Es muy importante controlar el volumen de los aparatos electrónicos y acudir al médico si se percibe algún problema en el oído. En este practicograma encontrarás algunas pistas para evitar que tu capacidad de escucha se vea perjudicada.

  1. 1 Componentes genéticos y ambientales.

    La pérdida de audición es un problema que se presenta cada vez en edades más tempranas. "Las rutinas del día a día tienen mucho que ver", afirma Francisco González Martín, presidente de la Comisión de Audiología de la Sociedad Española de Otorrinolaringología (SEROL).

    La genética también influye en las probabilidades de sordera, pero los "ruidos ambientales" son cada vez un problema mayor. Por este motivo es fundamental conocer algunos consejos o trucos para prevenir la pérdida de audición.

  2. 2 Di adiós a los bastoncillos de algodón.

    "No hay que meterse nunca nada en el oído". Francisco González, de la Comisión de Audiología, asegura que los bastoncillos de algodón son "muy dañinos", principalmente por dos motivos:

    - Daña las paredes internas del oído.
    - Acumula el cerumen en el tímpano, propiciando la formación de tapones.

    Desde SEROL explican que la cera de lo oídos es un mecanismo "protector" y que, generalmente, sale poco a poco hasta desaparecer.

  3. 3 Cuidado con tus auriculares.

    "Los auriculares, cuanto más grandes, mejor". Nives Mata, otorrina del Hospital Nisa Pardo de Aravaca comenta que los cascos más grandes son mejores porque permiten mejor la salida del ruido. Los auriculares pequeños, al situarse dentro de la oreja, suelen generar un impacto más "directo" al tímpano.

    Aun así, la doctora remarca que todo depende de la "intensidad y la duración" de la exposición al ruido. De poco servirá que uses unos cascos de mayor tamaño si subes al tope el volumen de tu móvil o mp3. Existen aparatos que miden el nivel de decibelios para conocer, a ciencia cierta, el nivel de ruido.

  4. 4 Vigila el volumen de tu televisión.

    Con el televisor ocurre algo similar al efecto de los auriculares. Es cierto que el altavoz es abierto y, por tanto, menos nocivo, pero "no hay que excederse con el volumen", subraya la doctora Nieves Mata.

    La otorrina asegura que, con el paso del tiempo, los malos hábitos pueden generar una pérdida auditiva importante. El problema es que es muy difícil darse cuenta. "Los efectos negativos del ruido se empiezan a notar normalmente unos 15 o 20 años después de la exposición", apostilla. Aunque, añade, cada vez hay más casos de niños y jóvenes afectados por los severos ruidos ambientales.

  5. 5 No sé si mi hijo no me escucha o no me atiende...

    Es muy común en muchos hogares. Los padres no sabes si el niño tiene algún problema auditivo o si simplemente está distraído. Nieves Mata, del Hospital Nisa Pardo de Aravaca, ofrece un truco para esas madres y padres: "hay que probar a bajar el volumen de la televisión y observar si el niño tiende a acercarse para escucharla mejor".

    Asimismo, la otorrina agrega que la opinión de los profesores de los chicos es "muy importante". Ellos suelen darse cuenta antes que nadie y toman las primeras medidas. Por ejemplo, sentar al alumno en las primeras filas de la clase para que atienda mejor. Si el profesor de tu hijo te comenta algo, debes plantearte una visita al médico.

  6. 6 Una revisión al año no hace daño.

    No hay que temer a las visitas al otorrino. Francisco González, presidente de la Comisión de Audiología de SEROL, recomienda acuidir al médico desde que se percibe que se oye menos que antes. Una visita a tiempo puede evitar problemas futuros.

    La pérdida auditiva no es el único fenómeno relacionado con la exposición al ruido. Los vértigos también tienen mucho que ver. "En el equilibrio interviene la vista, el oído y el sistema nervioso", explica González. Por ello, el doctor remarca la importancia de acudir a un especialista si se percibe algún problema en los oídos.

  7. 7 ¿Y si me tengo que poner audífonos?

    Los audífonos o sonotones son uno de los mayores miedos de las peronas que sufren algún tipo de pérdida auditiva. Sin embargo, el presidente de la Comisión de Audiología asegura que el decisión "siempre la tiene el paciente". El otorrino te puede recomendar que utilices estos aparatos, pero nunca será una obligación.

    De hecho, según explica el doctor Francisco González, el precio de los audífonos es una de las principales trabas. Aún así, las revisiones médicas son fundamentales. El hecho de no ir al médico no implica que no exista el problema, es preferible conocer si lo tienes o no.

  8. 8 ¿Más información?

    Si quieres conocer más, visita la sección 'No te lo pierdas en salud' en la categoría de 'Salud'. También puede que te interesen los siguientes practocogramas:

    - 'Cómo limpiarse los oídos adecuadamente'.

    - 'Cómo funciona el oído'.

    - 'Cómo son las nuevas medidas antitabaco aprobadas por la Unión Europea'.

    - 'Cómo saber si puedes donar sangre'.

 

Subido el 04/03/2014 por:

Artículos relacionados

Videos relacionados