lainformacion.comSalud

Practicopedia > Categorías > Salud > Primeros auxilios > Cómo bañarte en el agua en verano sin correr riesgos

Cómo bañarte en el agua en verano sin correr riesgos

En 2009 más de 200 personas necesitaron ser ingresadas en un hospital a consecuencia de un ahogamiento

niños_mar_0.jpg
La longitud de las costas, la cantidad de pantanos, lagos, ríos y el gran número de piscinas tanto públicas como privadas que unido a ls buenas condiciones metereológicas permiten disfrutar del ocio en el agua durante varios meses al año. FOTO: © Ingrampublishing - www.photaki.es

27/06/2011 por: Cristina Guerreiro

El Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad en colaboración con Cruz Roja Española y el Ayuntamiento de Leganés han publicado una guía bajo el título "Disfruta del agua y evita los riesgos". Puedes consultarla aquí

 

  1. 1 El verano y sus consecuencias.

    La Organización Mundial de la Salud estima que cada año fallecen por ahogamientos en Europa más de 5.000 personas con edades comprendidas entre los 0 y los 19 años. Los casi ahogamientos son también un problema , ya que algunos de los que sobreviven a un ahogamiento quedan con un daño cerebral permanente.

    Otras lesiones que se pueden producir en el agua son los traumatismos craneoencefálicos.

    La mayoría de estos casos ocurren en jóvenes, al zambullirse en zonas con poca profundidad o al tirarse al agua desde una gran altura. La lesión medular puede producir paraplejia (parálisis de los miembros inferiores) o tetraplejia (parálisis de los miembros superiores e inferiores.

    En muchas ocasiones, estas lesiones se producen por cometer imprudencias, adoptar conductas de riesgo o por un momento de relajación de los padres.

  2. 2 La prevención, lo más importante.

    Para prevenir los accidentes y evitar las lesiones cuando vamos a lugares de agua debemos advertir las situaciones de riesgo que nos podamos encontrar.

    Hay que advertir el riesgo, valorar los posibles peligros y adoptar una actitud segura.

  3. 3 Consejos para los niños.

    Elige siempre lugares seguros para bañarte. Aunque sepas nadar, avisa a tu padre o a tu madre para que te vigilen. Si no sabes nadar, usa un chaleco salvavidas.

    Si te vas a tirar de cabeza debes conocer antes la profundidad.
    También puedes provocarte una lesión grave en la cabeza o en la espalda, si te tiras al agua desde balcones, árboles, puentes o trampolines.

    Antes de meterte en el agua, comprueba la temperatura y espera dos horas después de la comida antes de bañarte.

    Procura no estar mucho tiempo al sol, especialmente en las horas centrales del día. Utiliza una gorra para protegerte del riesgo de insolación y ponte crema de protección solar.

    Respeta las normas y nunca entres en la piscina cuando esté cerrada o sin la vigilancia del socorrista. Báñate solo en zonas habilitadas para el baño y vigiladas por socorristas.

    Procura prestar atención a los cambios de bandera en la playa y a los mensajes de los servicios de protección civil. En el mar nada siempre cerca de la orilla, si te vas demasiado lejos podrías cansarte y tener dificultad para volver. Lo que debes hacer en ese caso es nadar de espaldas moviendo las piernas solamente, hasta llegar cerca de la orilla o a una zona en la que hagas pie. Debes evitar bañarte en ríos, lagos o pantanos que no conozcas.

    Los ahogamientos se producen de forma rápida y silenciosa. La mayoría de las veces se había perdido de vista a la víctima durante menos de cinco minutos.

  4. 4 Consejos para los padres.

    La mejor prevención es la vigilancia de los hijos/as y enseñarles a que respeten las normas de seguridad. Vigila a los menores en todo momento cuando estén en el agua o jugando cerca de ella. Mantén a los niños/as más pequeños al alcance de tu mano. No delegues esta responsabilidad en otro niño/a más mayor.

    Vacía la bañera o la piscina hinchable inmediatamente después de usarla.

    Lleva a tus hijos/as a piscinas y playas con vigilancia.
    Si tienes una piscina privada, la mejor medida de seguridad es el cercado completo de la piscina.

    Enseña a tus hijos/as a respetar las normas de seguridad
    en piscinas, parques acuáticos y aguas abiertas (ríos, lagos, pantanos y playas). Ponles siempre un chaleco salvavidas si no saben nadar, son pequeños o tienen alguna discapacidad, cuando vayan a meterse en el agua o estén jugando cerca de ella. Los flotadores hinchables no son recomendables.

    El consumo de alcohol o drogas produce desinhibición y esto fomenta que se adopte conductas de riesgo con consecuencias graves para la salud.

    La supervivencia en un casi ahogamiento depende de la rapidez del rescate y del tiempo que se tarde en restaurar la respiración.
    La ausencia de oxígeno en el cerebro puede ocasionar lesiones cerebrales permanentes.

  5. 5 Qué hacer en caso de accidente.

    Los primeros momentos que siguen a un accidente son fundamentales para la recuperación de la persona accidentada e incluso para salvar su vida. Se aplica un esquema de actuación denominado Conducta P.A.S.

    Proteger:
    La prioridad básica es llevar a la víctima a un lugar seguro, con el mínimo riesgo para quien le ayuda.

    Avisar a los servicios de emergencia:
    Si existe servicio de vigilancia y salvamento en la zona, pide ayuda o envía a alguien a pedirla.
    Si no existe servicio de vigilancia y salvamento, llama al teléfono de emergencias 112.

    Socorrer a los heridos:
    Ante todo, evita movimientos bruscos al accidentado.
    Si el herido no reacciona al hablarle, tocarle o estimularle suavemente probablemente esté inconsciente. Para saber si una persona respira espontáneamente y su corazón late, debes “ver, oír y sentir” su respiración.

    Si respira, colócale de costado evita que se enfríe y espera a que lleguen los servicios de emergencia, comprobando periódicamente que continúa respirando.
    Cuando el accidentado/a está inconsciente y no respira espontáneamente, debes iniciar rápidamente la “reanimación cardiopulmonar” (RCP), si sabes hacerla, alternando 30 compresiones torácicas a un ritmo de 100 compresiones/minuto, con dos insuflaciones. Si no sabes hacer la RCP, comprime con fuerza en el centro del tórax, a un ritmo de 100 compresiones por minuto, hasta la llegada de los servicios de emergencia.

    Infórmate sobre cursos de primeros auxilios en la página web de Cruz Roja

También te puede interesar

 

Subido el 27/06/2011 por:

Cristina Guerreiro
Cristina Guerreiro

Licenciada en Periodismo, Publicidad y Relaciones Públicas y Comunicación Audiovisual

Artículos relacionados

Videos relacionados