lainformacion.comSalud

Practicopedia > Categorías > Salud > Psicología > Cómo afrontar el primer día de colegio de un niño

Cómo afrontar el primer día de colegio de un niño

El conveniente transmitir a los niños una actitud positiva hacia el colegio

vuelta_al_cole.jpg
Explicadle dónde va a ir, cómo es el colegio o qué encontrará allí.

08/09/2014 por: Saluspot

El primer día de colegio de los niños a veces es una dura prueba tanto para los más pequeños como para sus padres. Por suerte, podemos ayudarnos con unos trucos sencillos para que entren con buen pie en esa etapa fundamental para su desarrollo.

  1. 1 Transmitid a vuestro hijo una actitud positiva hacia el colegio.

    Los niños necesitan seguridad y tranquilidad. Para evitar que entrar en la escuela por primera vez sea un hecho traumático, hay que empezar por transmitir a tu hijo calma, seguridad y alegría hacia el colegio. A menudo los padres tienen miedo a ese día. Muchos de ellos temen que llore todo el rato, que se ponga malito o se preocupan demasiado por cómo le van a tratar allí. Pero ese miedo no hay que transmitírselo a los niños. Todo lo contrario, se trata de una etapa de crecimiento, y eso hay que celebrarlo. Explicadle dónde va a ir, cómo es el colegio o qué encontrará allí. Podéis contárselo con juegos o a través de cuentos o canciones, así lo entenderá mejor. Es muy útil también ir al centro para que se familiarice con el entorno, y si es posible que tenga un contacto previo con sus profesores. En esa toma de contacto podéis aprovechar para comentarle cómo es vuestro pequeño, hablarle de su carácter, de su desarrollo, etc.

  2. 2 Estableced rutinas antes y en los primeros días de clase.

    Las rutinas son esenciales para los niños, entre otras cosas porque les da seguridad y tranquilidad. Días antes debéis tener un horario para que se vaya a dormir y otro para levantarse. Es habitual que en vacaciones haya cierto desbarajuste en los horarios. Para facilitar la entrada a las clases hay que empezar a establecer una disciplina de sueño. Por otro lado, rutinas como ayudarle a preparar la mochila, o revisar si no nos olvidamos nada antes de acostarse pueden ser de mucha ayuda.

  3. 3 Qué hacer en el primer día de clase.

    Seguid manteniendo hasta el final esa actitud de alegría y tranquilidad. Llegad puntuales, y despedíos de él de forma breve, pues un largo adiós puede crearle una sensación de inseguridad. Decidle que cuando termine la escuela vais a ir a buscarlo. Evitad contarle mentirijillas para tranquilizarlo, como que vais a hacer un recado y luego volvéis o que vais a estar mirándole por la ventana. Puede ayudar también darle algún objeto que signifique algo para él, como su peluche o su manta favorita. Y si el peque no para de llorar tranquilos, no debéis cogerlo, dejad que se vaya con sus profesores. Ya finalizada la jornada, cuando vayáis a buscarlo estad contentos, y mostradle interés por lo que ha hecho allí, preguntadle cómo son sus profesores o sus compañeros.

  4. 4 Qué hacer si vuestro hijo sigue llorando.

    Hay niños que se adaptan más fácilmente a este cambio que otros. Si a vuestro hijo le está costando esta nueva etapa, lo mejor es empezar un proceso de adaptación progresiva. Los primeros días podemos estar un rato con el peque para tranquilizarlo, disminuyendo esos periodos de tiempo a medida que pasan los días. También podéis dale pequeños premios por haber pasado el día sin llorar. Por ejemplo, podéis quedaros más tiempo en el parque jugando con él, o jugar con él a su juego favorito. Pero si tras un mes la situación parece no cambiar, tal vez sería buena idea consultar con un profesional. Que se demore tanto tiempo ese periodo de adaptación puede deberse a que sufra ansiedad por la separación, que haya problemas familiares o que tenga algún problema de salud.

  5. 5 ¿Tienes más dudas?

    Puedes resolver todas tus dudas sobre el desarrollo de vuestro hijo, gratis y de forma anónima, utilizando servicios de consulta médica online como Saluspot.com. Allí, psicólogos infantiles y pediatras colaboran para resolver las dudas de padres como vosotros.